¿Qué es el Shiatsu?

 

El Shiatsu es una terapia manual ancestral, que proviene de los conocimientos médicos y las prácticas manuales de los antiguos chinos y japoneses.

El primer objetivo del Shiatsu es aliviar el cansancio y el dolor, produciendo una sensación agradable que estimula el organismo a desarrollar su propia capacidad natural de recuperación y de autocuración.

Combina los conceptos teóricos de la Medicina Tradicional China con los conocimientos anatómicos y fisiológicos actuales para mejorar la salud física, mental y emocional del paciente.

 

 ¡Es más que un masaje!

 

En japonés Shiatsu significa presión con los dedos (shi: dedo, atsu: presión)

Se trata de presionar con los pulgares o la palma de la mano los puntos que recorren los meridianos de energía, siguiendo unas pautas determinadas para estimular las estructuras que se encuentran a nivel superficial y profundo del organismo: los músculos, la circulación sanguínea y linfática, los nervios, etc.

 

El objetivo principal es reactivar el flujo energético y recuperar el equilibrio de todo el cuerpo, a todos los niveles: físico, mental y emocional.

 

La terapia Shiatsu está concebida, como la Medicina Tradicional China, como un método preventivo, que ayuda a mantener el equilibrio y la integridad de la persona. 

Con una sola sesión de shiatsu ya se notan sus efectos benefactores, que son más evidentes 24 horas después. Generalmente, entre los 3 y 8 tratamientos son suficientes para resolver problemas tensionales o contracturas musculares leves y moderadas. Se aconseja 1 sesión mensual si no existe una dolencia específica, o como mantenimiento.

 

Historia del Shiatsu


Los orígenes del Shiatsu se remontan además de cinco mil años en el pasado, cuando en las montañas norteñas de China, los sacerdotes taoistes practicaban el Don-In Ankyo, una forma de manipulación corporal y de meditación que revelaba y armonizaba la fuerza vital. Con el tiempo, de esta técnica se derivaron otras disciplinas como el Qi-Gong y diferentes formas de artes marciales. A través de todas ellas se buscaba influir sobre la
energía vital o qi (que se denomina chi en China, ki en Japón y prana en la India), bastante inseparable de la vida misma y considerada como la energía responsable de todo el que ocurre al Universo, manifestándose a través de dos principios opuestos y a la vez complementarios a los cuales denominaron yin y yang.

El que hoy conocemos como Medicina Tradicional China tiene básicamente su punto de partida en esta filosofía orientada a preservar la salud, basándose en la comprensión y armonización de la energía universal. Dentro de este marco conceptual se desarrollaron posteriormente diferentes métodos curativos, como la Acupuntura, el Tui-Na, la Moxibustión, etc., todos orientados directamente a mejorar la salud buscando el equilibrio en el intercambio del fluir de estas fuerzas universales en nuestro cuerpo. Las zonas demasiado yang se tienen que expandir y las zonas demasiado yin se tienen que concentrar. Esto se consigue mediante la aplicación de frío, calor, presión o punzada, según la técnica utilizada.

En los primeros siglos de nuestra era y a través del intercambio cultural, unos monjes japoneses estudiantes del Budismo en China estudiaron estos métodos curativos y los trajeron a su Japón natal. Después, con el correr del tiempo, fueron añadiendo aspectos propios hasta que adquirieron una identidad definida y dieron origen a disciplinas de salud y bienestar, como el Shiatsu.

A mediados de siglo XX, el Shiatsu volvió a despertar gran interés y se difundió a través de dos corrientes o estilos principales que todavía perduran: el del Maestro Tokujiro Namikoshi y el del Maestro Shizuto Masunaga.

Mientras Tokujiro Namikoshi hace mayor énfasis en las técnicas de digitopresión y coge muchas referencias de la anatomía occidental para situar los puntos energéticos, la concepción de Shizuto Masunaga vuelve a las raíces del Shiatsu al volver a tomar como base los meridianos de energía y la Teoría de las Cinco Transformaciones, de la Medicina Tradicional China. Masunaga añade nuevos conceptos como los de los estados kyo y jitsu aplicados a la descripción de la calidad energética de los meridianos, y también, la comprensión psicológica del paciente. Masunaga unifica los aspectos físico, mental, emocional y espiritual del individuo.

 

Desde el año 1955, el Shiatsu ha sido reconocido por el Ministerio de Salud y Bienestar Social de Japón como una forma de terapia individual y ha sido incorporado como práctica curativa habitual en el Sistema de Salud de este país. Esta técnica ha sido definida en Japón de la siguiente manera:


La terapia Shiatsu es una forma de manipulación administrada con los pulgares, dedos y palmas de las manos, sin la utilización de instrumentos mecánicos o similares, para aplicar presión sobre la piel, corregir disfunciones internas, promover y mantener la salud y tratar enfermedades específicas”.

 

 

 

 

 

 

Eulàlia Vehil - Terapeuta de shiatsu. Kinesióloga emocional
+34 666 166 986lalivehil@momentshiatsu.es